Cristianismo en la medida de lo posible

En nuestro país —desde donde preparamos este material— hubo hace 40 años una dictadura militar que duró por mas de 17 años. Un gobierno de fuerza generado a consecuencia de una crisis institucional y que fue muy severo con sus opositores. Una herida que en nuestro país aún no ha sido sanada.

Luego de grandes esfuerzos políticos de todos los sectores, se accedió a elecciones libres. El general a cargo entregó el poder. El primer presidente posterior a este periodo acuñó una frase que fue emblemática: Las acciones, las medidas políticas se implementarían “en la medida de lo posible”. Esto era una forma de decir que las circunstancias democráticas e institucionales eran tan débiles, tan precarias, que no se podía hacer todo lo que se quería, sino lo que las circunstancias en este nuevo pacto de poderes permitía. La dictadura y la fuerza de los militares estaba latente y era necesario someternos a las circunstancias y a lo que ellas permitían.

Esta realidad política de una nación es exactamente la misma forma de pensamiento que impera en el cristianismo moderno, un cristianismo en la medida de las circunstancias y una adaptación total a ellas. Ya no importan los principios de Dios, sino lo que es posible de implementar en nuestra vida, pagando el menor costo posible.

Vivimos presa de las circunstancias, olvidándonos que los cristianos no tenemos ninguna otro dominio que Jesucristo. Cuando Jesús murió, venció al mundo, a la muerte y al que tenía el imperio de la muerte y su persona fue exaltada como la máxima autoridad cósmica. Nada está por sobre su dominio y su poder y por consecuencia ninguna, reitero, NINGUNA, circunstancia está por sobre sus preceptos para nuestras vidas.

No debemos temer a lo que pueda hacer el hombre o sus circunstancias, sino que debemos temer a Dios y sus preceptos sobre nuestra vida. Hoy conocemos el cristianismo por consecuencia de hombres y mujeres que no se adaptaron a las circunstancias, hombres como David Breinerds que tuvo un corto ministerio con los pieles rojas pero quien escribió: “Envíame a mi hasta los confines de la tierra, envíame a los pieles rojas del monte, aléjame de toda comodidad en la tierra aunque me cueste la vida, (…) adiós amigos y comodidades terrenales (…) pasaré hasta los últimos momentos de mi vida en cavernas y cuevas de la tierra si eso sirve para el progreso del Reino de Cristo”.

La pasión y entrega de esos hombres hace tan solo algunos siglos fueron el pilar del conocimiento del evangelio en nuestro tiempo. Eso ya se ha perdido completamente y hoy la mayoría de los cristianos acomodamos la fe y las convicciones divinas a nuestras realidades carnales y vivimos un evangelio “en la medida de lo posible”.

No todos serán llamados a morar en cavernas para anunciar el evangelio, no todos experimentarán el abandono de sus semejantes, ni cruzarán los mares para anunciar a Cristo a otros pueblos. Sin embargo si existe un patrón común en el evangelio es el abandono total respecto a nosotros mismos para que viva Cristo. Esta negación es un imperativo de vida en todas las áreas de nuestra cotidianidad. Volviendo al ejemplo inicial, la dictadura del pecado se acabó. Hoy, sobre cada regenerado lo único que prima es la ley del Evangelio y su presencia y dominio no es precario ni endeble, es poderoso para sustentarnos y ninguna fuerza por intensa que sea podrá vencerla alguna vez.

Sólo falta que nosotros lo vivamos así. Porque no existe un cristianismo en la medida de lo posible, en Cristo es todo o nada. Cuidado con adaptar a Cristo a un ídolo sobre el cual subordinemos nuestros deseos. Él no es ídolo de nadie o es tu Señor o es tu juez. Debemos despertar.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

¿Cómo conocer la Voluntad de Dios?

Este es probablemente la principal pregunta de quienes mantienen algún nivel de compromiso con Dios o de interés en hacer su voluntad y frente a las abundantes reflexiones o dilemas del diario vivir, exacerbados con la voragine de la modernidad resulta un tema recurrente el poder decidir con certeza de que lo que hacemos o decidimos está plenamente alineado con lo que entendemos es la voluntad de Dios. Creo que esta pregunta tiene muchas formas de ser respondida pero sugerimos un camino suficientemente razonable a la luz de la escritura que puede brindar esa confianza que necesitamos.

  1. ¿Está alineado con el propósito de Dios esto que voy a hacer?

Normalmente las personas se preguntan cuál es el propósito de Dios para mi vida, en el incorrecto entendido de que existen muchos propósito según vidas humanas, esto es totalmente falso a la luz de la biblia, toda la raza humana tiene el sólo propósito de ser formado en una expresión única de la imagen de Cristo , en simple, ser como Jesucristo. Todas las circunstancias de un cristiano apuntan a que seamos formados al carácter de Cristo y es una buena vara de medida de nuestras decisiones el preguntarnos si un camino a seguir, un trabajo que escoger, una esposa, una carrera universitaria o en el instituto apuntan a que yo sea formado a la imagen de Cristo. Si usted tiene plena consciencia que eso no es así . Huya de esa posibilidad porque sólo perjudicará su relación con Dios.

2.- ¿Que dice la biblia respecto a esa decisión ?

La biblia no tiene las respuestas explicita a problemas de la modernidad, no me dice si debo estudiar física nuclear o astronomia o si debo trabajar en finanzas o recursos humanos, es cierto , hay innumerables vacíos de enseñanzas para nuestro tiempo actual que hace que los adversarios e ignorantes cuestionen sus validez para nuestro tiempo. Sin embargo la biblia no es un manual de hábitos o prácticas, es un libro ( o un conjunto de ellos) de principios y doctrinas. No todos cruzaremos el jordán , ni cargaremos la cruz de Jesús. Pero todos enfrentamos grandes desafios en la vida y todos fuimos llamados a negarnos en fe y amor a aquél que cargó la cruz primero por nosotros. Desde esa mirada debemos aprender a ser guiados por los principios divinos y reflexionar y conocerles como el único medio para conducir nuestra vida. Ejemplificando , si una determinada decisión implicará dejar a mi familia en post del dinero a la luz de la escritura debemos mirar con preocupación ese camino, porque por principios bíblicos los padres debemos cumplir funciones en nuestris hogares por sobre la provisión económica ( de hecho esta ni siquiera es una función de los hombres)

3.-¿ Es este camino coherente con lo que Dios me ha hecho vivir antes ?

La vida de un Cristiano no es una ruleta rusa, nada de lo que sucede en quien ha creído en la obra de la Cruz es consecuencia de un azar sino de una decisión soberana y concertada del Dios que lo creó, eso nos permite entender que el Señor no está jugando como marionetas con nuestras situaciones sino que existe una coherencia entra cada una de las cosas que vivimos. Si bien se requiere cierta comprensión suficiente de los principios bíblicos para poder leer de forma correcta nuestras circunstancias, ellas son un buen mecanismo para comprender cuál es la voluntad de Dios. Las circunstancias que vivimos siempre son aquello que Dios ha dispuesto que vivamos conforme a sus principios y promesas, inclusive si estas significa padecer las consecuencias del pecado o ser heridos por alguna enfermedad , todo lo que sucede a aquél que ama a Dios ayuda a bien, es bueno siempre, lo que no significa que mientras esto está sucediendo estemos conscientes de su beneficio, mientras tanto sólo debemos confiar.

Debemos crecer en aprender a distinguir la voluntad de Dios en medio del ruido de este mundo y para hacerlo debemos comprender la relevancia que tiene la palabra de Dios. Dios se da a conocer por medio de su palabra sin ella nunca podremos conocer su voluntad, la palabra de Dios es la lámpara en nuestro camino. Aunque el camino esté lleno de señales que marcan una dirección sin la luz nos será imposible recorrer el camino de la vida sin golpearnos .

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

¿Todos al Cielo?.

Vivimos en una época de la simplicidad, todas las cosas tienen que ser simples, rápida, instantáneas , algunos autores (como el RC. Sproul) decían (porque falleció hace muy poco )  que vivimos en la  era de la superficialidad , ya nadie profundiza, nadie analiza, el pensamiento superficial es el que predomina , esto es el cancer de nuestros época , de nuestros tiempos.

Todos hemos sabido y leídos sobre muertes , cercanas o lejanas, en prensa o en redes sociales, todas tienen un factor común. Todos los muertos son buenos y todos van al cielo (o a un infinito invisible de bienestar).

Ese solo pensamiento se sustenta en la mentira espiritual que las tinieblas instalaron en nuestras mentes. El curso normal de los hombres no es el cielo, no es el bienestar ni la felicidad.

Indistíntamente a la vida que hayas tenido si no estás justificado por la obra de Cristo , lo que le espera a todos los hombres es una condenación eterna de mucho dolor.

La mayoría de los que ya partieron no “descansan en paz”. Sino que experimentan un sufrimiento terrible e incomprensible para nosotros . Esto es tan cierto como que el sol sale cada mañana. .

Esta  es la razón por la cual el evangelio debe ser predicado

Por amor a los que quedamos..

Share and Enjoy !

0Shares
0


0